Autor Tema: Reseña bibliográfica: ARTROPODOS EN MEDICINA Y VETERINARIA  (Leído 1946 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

indalo

  • Visitante
Reseña bibliográfica: ARTROPODOS EN MEDICINA Y VETERINARIA
« en: Febrero 13, 2009, 00:45:57 am »
Reseña:
Artrópodos en Medicina y Veterinaria.
Fidel Fernández-Rubio, L. M. Fernández-Caparrós y O. Soriano Hernando.
Ministerio de Defensa. Secretaría General Técnica.
ISBN: 978-84-9781-433-1.
2008. 493 pp.

Los artrópodos dominan este planeta desde principios del Fanerozoico, hace 550 millones de años. Primero fueron los mares; luego los medios terrestres y aéreos. Han tenido tiempo de sobra para conquistar hasta el último rincón habitable (e incluso algunos que realmente no lo son). Se han adaptado a todo tipo de situaciones, conflictos y medios. Han desarrollado habilidades, facultades y potencias que en cierta forma los convierten en organismos, en conjunto, invencibles. Por otra parte, nuestra especie es una recién llegada, con apenas unos antecedentes de dos a cuatro millones de años. La especie humana apareció en un planeta que era, que es, artrópodo y al que cree haber conquistado. Pero esto podría ser un simple espejismo. Los dinosaurios ejercieron de amos y señores del planeta durante 150 millones de años y hoy son solo espectaculares e inofensivos fósiles (con el permiso de las aves).  Este aparente dominio humano demuestra su debilidad cuando analizamos algunas de las relaciones y dependiencias que se establecen entre nuestra especie y los artrópodos. Son muchos los ejemplos que podrían ponerse y habría que plantearse quién depende de quien, o quien puede perturbar a quien, para entender la auténtica jerarquía entre organismos, al menos desde un punto de vista estrictamente biológico.  Pero centrémonos en uno de esos aspectos: el de las interacciones médico-sanitarias entre artrópodos y humanos (incluyendo las veterinarias, en tanto que indirectamente también afectan a nuestra especie). Sobre esta materia se ocupa el libro que aquí reseñamos.
Los artrópodos no tienen ningún interés sanitario en el ser humano, salvo quizás algunas especies parásitas especializadas. Todas las demás consideran a nuestra especie como simple escenario, paisaje, ruido de fondo, como mero peligro ‘genérico’ o como simple objeto de curiosidad o alimento ocasional.  Vamos, que para ser la especie teóricamente dominante no nos muestran gran respeto. En cierta forma la ceguera que con frecuencia muestra el ser humano ante los pequeños organismos puede ser recíproca. Es plausible que un piojo o una homiga no ‘vea’ a un elefante, ni tampoco a un hombre. Forma parte de otra escala que le resulta totalmente ajena, como la vida en otro planeta, o como nosotros percibimos (en realidad, ‘no percibimos’) el mundo bacteriano. Salvo accidentes fortuitos, se trata de universos completamente extraños y ajenos.
Así puede afirmarse que ningún veneno artrópodo, ningún medio o mecanismo de defensa de insectos o arácnidos, ni ningún ciclo biológico ha evolucionado o ha sido diseñado específicamente para o contra los humanos. Toda acción transmisora de enfermedad o dolor producidos por los artrópodos es mero accidente, simple casualidad. Mala suerte.
Pero existen, y además en abundancia, casos o situaciones en los que tales accidentes son hasta frecuentes. Son muchos los artrópodos y muchas sus adaptaciones y capacidades (y grande y abundante es también la población humana y su colonización pleni-planetaria). Si llenas un campo de trampas y ese campo se llena a continuación de personas es inevitable que los accidentes ocurran. Son el fruto de la vecindad y del hacinamiento.
Cuánto y cómo somos, o podemos ser, perjudicados los humanos por los artrópodos.  Los autores han dedicado un voluminoso libro de casi 500 páginas a la cuestión, y eso que se ha pretendido presentar una síntesis introductoria a los conflictos y problemas involucrados y no un enjundioso tratado en la materia (que podría llegar a ser enciclopédico a poco que se profundizara). El libro comienza con un amplio capítulo de introducción dedicado a presentar una panorámica especial de los  principales grupos de artrópodos relacionados con la Medicina y la Veterinaria en su peor sentido, es decir, en cuanto a la capacidad de perjudicar la salud de los seres humanos y de sus animales domésticos, de cría o de granja. La panorámica abarca los grandes grupos de insectos (cucarachas, piojos, chinches, moscas y mosquitos, mariposas, coleópteros e himenópteros), arácnidos, miriápodos y crustáceos, aunque estas dos últimas clases tienen una presencia en el volumen poco relevante. El ámbito geográfico de la obra es mundial, por lo que es fácil comprender que el libro tiene una finalidad didáctica, de compendio.  Respecto a la clasificación de las consecuencias para la salud, la obra se organiza en cuatro grandes capítulos o bloques, en función de los tipos de daños o perjuicios. El capítulo dos se ocupa de los artrópodos productores de patologías somáticas. Se trata de patologías  derivadas de la transmisión, de forma tanto activa como pasiva, de agentes infecciosos por artrópodos, así como de la acción directa de los artrópodos sobre el organismo humano. Entre los primeros se cuentan, por ejemplo, la capacidad para transmitir enfermedades (especialmente bacterianas) por contacto, convivencia, etc. de algunos animales (moscas, cucarachas, etc.). Entre los segundos (acción directa) se encuentra una larga lista de artrópodos que incluye a piojos, pulgas, larvas de díptero, numerosos ácaros y garrapatas, algunos crustáceos,… por su capacidad para parasitar o utilizar el cuerpo humano (o de sus animales domésticos y de cría) y, por supuesto, las picaduras y mordeduras de animales venenosos, especialmente arañas y escorpiones, así como ciempiés y otros.
El capítulo siguiente se ocupa de los artrópodos productores de reacciones hiperérgicas e incluye fundamentalmente casos de picadura de himenópteros o de otros artrópodos (mosquitos, pulgas, chinches, etc.), casos de reacciones por contacto (orugas, escarabajos, etc.) y casos de reacciones por inhalación.
El Capítulo 4 está dedicado a los artrrópodos transmisores biológicos de enfermedades y como cabía esperar es el más extenso del volumen. Por desgracia, la lista de virus, bacterias, espiroquetas, rickettsias, protozoos, filarias… inductoras de enfermedades a través de la acción de los artrópodos es especialmente nutrida, y a menudo, las consecuencias de algunas de esas enfermedades en términos de vidas humanas y pérdidas económicas anuales, dramáticas. Dengue, fiebre del Nilo occidental, encefalitis, fiebre amarilla, mixomatosis, anemia infecciosa, peste, fiebres recurrentes, borreliasis, tifus, paludismo, tripanosomiasis, leishmaniosis, filariosis… son solo una lista selecta de la colección de enfermedades potencialmente transmisibles por artrópodos.
Pero no solo cuenta lo físico; existe otro territorio en el que los artrópodos son capaces de incomodar: la mente.  El capítulo 5 está dedicado a los artrópodos y la psiquis. Fobias y delirium de infestación parasitoide (y otros deliriums) son las consecuencias indeseadas que en ciertas personas  producen los insectos y arácnidos, aunque cierto es que en este caso los objetos fóbicos (como llama la ciencia en ocasiones a las propias arañas e insectos) son bastante inocentes respecto de las perturbaciones que producen. 
El libro se cierra con una amplia bibliografía, un glosario, un curioso capítulo dedicado a etimología de algunos términos (tanto médicos como entomológicos) utilizados y varios anexos e índices para facilitar de búsqueda de información.
Aunque la información recopilada es amplia en cada caso, el libro está redactado con el aparente ánimo de servir de guía rápida o introductoria (aunque en ocasiones sea mucho más que eso) para personal sanitario. El editor ha sido el Ministerio de Defensa y teniendo en cuenta la globalización de las operaciones militares a nivel casi mundial la acción está plenamente justificada. Pero el libro puede ser interesante para muchas otras personas ajenas a dicho ministerio. En especial, a todos aquellos relacionados con la sanidad y la veterinaria en general o preventiva, pero también a técnicos de control de plagas, higienistas, personas que puedan verse en situaciones potencialmente peligrosas desde este punto de vista (por viajes, estudios, manejo de artrópodos exóticos…) y, por supuesto, entomólogos y naturalistas, especialmente a aquellos interesados en algunos de los efectos que podría producir el ‘reciente’ fenómeno de la traslocación de organismos, es decir, de los artrópodos exóticos invasores y su imparable avance.
Los entomólogos españoles, por otro lado, ya conocen al menos al primero de los firmantes del volumen, el Dr. Fidel Fernández Rubio, quien en otras ocasiones se ha ocupado de los artrópodos desde este punto de vista. No hace falta recordar su amplia experiencia en esta rama del saber, o ramas, porque involucran, en igualdad de condiciones, tanto a la medicina como a la entomología, razón que hace muy atractivo el volumen para los que nos interesamos, en general, en los artrópodos.