Joyas botánicas de Almería


Cotoneaster granatensis Boiss.

Familia: Rosáceas

Arbusto

 

Rama

 

Flores y hoja

 

Flores

 

Hoja

 

Detalle de la flor

 

Arbusto

Hábitat

 

 

 

 

Descripción

 

Arbusto caducifolio, inerme, en general de 1-3 m. Ramillas jóvenes blanco-tomentosas. Hojas alternas, simples, enteras, estipuladas, cortamente pecioladas, con limbo en general ovado-elíptico, hasta de 40 x 30 mm, con haz glabrescente y envés glauco y pubescente. Inflorescencias en cima corimbiforme pauciflora, en el extremo de ramillas laterales cortas, sobre pedicelos tomentosos. Flores blancas, de 8-11 mm de diámetro, actinomorfas, pentámeras, hermafroditas, epíginas. Cáliz con 5 sépalos libres, triangulares, pequeños, persistentes, dispuestos como lóbulos del receptáculo campanulado (hipanto). Corola con 5 pétalos libres, blancos, de unos 4 mm, con uña corta. Androceo con 10-20 estambres, insertos en el hipanto. Ovario ínfero, bicarpelar, con estilos separados (estigma capitado). Fruto tipo pomo, globoso o piriforme, de 6-10 mm, rojo oscuro, con dos pirenos de unos 5 mm.

Floración: junio a julio.

 

Hábitat y Distribución

 

Se halla en matorrales de orla de bosque, bosquetes caducifolios, pinares, encinares, habitualmente en barrancos y zonas umbrosas con orientación norte, aunque también puede colonizar grietas y escarpes rocosos, laderas pedregosas, etc., preferentemente en substrato calizo. Entre 1200 y 2100 m.

Endémica de las sierras béticas, desde la Sierra de Grazalema (Cádiz) hasta las sierras de Espuña (Murcia) y Aitana (Alicante). En Sierra Nevada es frecuente, existiendo al menos en 10 localidades, con un total de individuos estimado entre 5000 y 10000.

En Almería se halla, además de en Sierra Nevada, en la Sierra de Lúcar y en la Sierra de María.

 

Observaciones

 

Llamada vulgarmente “durillo”, “guillomera” y “guillomo”. Su conservación debe ser prioritaria, ya que si se deterioran no vuelven a regenerarse, siendo sustituidos por plantas perennifolias, como la encina, mejor adaptadas a las condiciones actuales. El ganado impide la regeneración natural de las poblaciones al consumir sistemáticamente todos los individuos jóvenes en las zonas más afectadas.

Se ha utilizado como colonizador y estabilizador de terrenos y laderas, así como planta ornamental. Sus frutos y ramillas constituyen uno de los alimentos preferidos de la cabra montés.

Las plantas ibéricas son muy variables en lo que respecta a la forma e indumento de las hojas, al número de flores e indumento de las inflorescencias y a la forma y tamaño de los pomos, variabilidad que sugiere relación con otras europeas, magrebíes y orientales, según Flora ibérica.

Está incluida en la Lista roja de la flora vascular de Andalucía, calificada como "Casi amenazada".

 

  << Anterior    Página principal    Siguiente >>  

 

 


Copyright © 2014 Andrés Ivorra

[email protected]