Glosario

 

Bráctea: hoja o escama de dimensiones reducidas situada en la base de una flor o de su pedúnculo.

Bursícula: en la flor de algunas orquídeas, minúscula bolsita  membranosa dentro de la cual está contenido el retináculo.

Campo basal: superficie del labelo situada entre el espéculo y la cavidad estigmática.

Cápsula: fruto seco, formado por varios carpelos soldados. Es polispermo y dehiscente.

Casco: ver gálea.

Caudícula: soporte filiforme o “pie” que sostiene el polinio, presente en algunos géneros de orquídeas.

Clinandro: pequeño hueco en el extremo del ginostemo que encierra los polinios.

Conniventes: relativo a las piezas florales que se encuentran reunidas, aunque no soldadas.

Dísticas: hojas insertas o colocadas en dos filas.

Epífita: planta que vive sobre otra sin ser parásita, teniendo como soporte ramas y troncos en lugar del suelo. Las orquídeas epífitas se distribuyen únicamente en las regiones tropicales.

Epígina: flor que tiene los demás elementos florales por encima del ovario (que es ínfero).

Epiquilo: zona distal o exterior del labelo de algunas orquídeas, separado del hipoquilo (parte proximal) por alguna ceñidura o constricción.

Espéculo: zona central brillante del labelo de las especies de Ophrys.

Espolón: apéndice tubular, cónico o en forma de saco situado en la base del labelo de algunas orquídeas (en ciertos casos puede segregar néctar).

Gálea: conjunto de tépalos cuando se hallan reunidos (sin soldarse).

Ginostemo: estructura formada por la soldadura de elementos del androceo y del gineceo.

Hipoquilo: zona  basal del labelo, distinto de la parte distal o epiquilo y separado de éste por una ceñidura o estrechamiento.

Labelo: pétalo de las orquídeas situado en la parte inferior de la flor (resupinación), habitualmente mayor y más vistoso que los otros, que posee gran importancia taxonómica.

Mácula: mancha de morfología particular, sobre una hoja o un pétalo, generalmente el labelo.

Oblongo: alargado, más largo que ancho.

Ocelo: mancha redondeada bicolor “semejante” a un ojo, situada en el labelo de ciertas orquídeas y cuya función es atraer a los insectos polinizadores.

Pauciflora: con pocas flores.

Polinia o polinio: masa compacta de polen de cada teca y estructuras que facilitan su dispersión o transporte, pegándose al cuerpo de los insectos que visitan la flor.

Pseudotubérculo: estructura resultante de la unión de raíces secundarias, que forman un cuerpo esférico u ovoideo que actúa como órgano de reserva y perdura durante la fase de reposo de la orquídea.

Resupinación: giro de 180º que experimenta la flor durante su desarrollo, dado que en el botón floral la disposición de los elementos es la normal. Se debe a la torsión del ovario, raramente a la del pedicelo.

Retináculo: masa viscosa y pegajosa, unida al polinio mediante la caudícula, que se adhiere a los insectos polinizadores. A menudo se halla protegido por la bursícula.

Revoluto: que se dobla por sus márgenes hacia abajo.

Rizoma: tallo subterráneo con aspecto de raíz, de crecimiento horizontal casi siempre, que posee yemas y es capaz de generar hojas, flores y raíces.

Rostelo: estigma estéril de las orquídeas, generalmente prolongado en forma de piquito.

Saprófita: planta heterótrofa que se nutre de restos orgánicos en descomposición.

Taxonomía: parte de la Botánica que trata de la ordenación de las plantas en grupos de parentesco.

Tépalo: en las orquídeas el término se utiliza para referirse a cualquiera de las piezas periánticas con excepcón del labelo. Los tépalos externos equivalen a los sépalos y los internos, a los pétalos.

Tubérculo: porción subterránea y engrosada de la planta, de origen caulinar o radical, que almacena sustancias de reserva.

Viscidio: disco pegajoso situado en la base del polinio. También denominado retináculo.

Zigomorfa: flor con simetría bilateral.


 

 

Copyright (c) 2007 Andrés Ivorra

[email protected]