Joyas botánicas de Almería


Atropa baetica Willk.

Familia: Solanáceas

Plantas

 

Plantas

 

Planta

 

Hojas y flor

 

Flor

 

Flor

 

Flor

 

Cáliz

 

Hoja (Haz)

 

Hoja (Envés)

 

Hojas

 

Flores y frutos

 

Fruto

 

 

 

 

Descripción

 

Hierba perenne, glabra, rizomatosa, que produce cada año una parte aérea hasta de 1 m de altura o poco más. Hojas alternas, pecioladas, ovadas, hasta de 14 x 7 cm, acuminadas. Flores amarillentas, pediceladas, pentámeras, actinomorfas, solitarias, hermafroditas, axilares. Cáliz campanulado, hasta de 10 mm en la antesis, con 5 lóbulos tan largos como el tubo. Corola gamopétala, infundibuliforme, de unos 25 mm de diámetro, aproximadamente 2 veces más larga que el cáliz, con 5 lóbulos anchamente ovados. Androceo con 5 estambres, que alternan con los lóbulos de la corola, epipétalos, con filamentos de distinta longitud, libres entre sí y pelosos en la base. Anteras de 2 mm, amarillentas, separadas. Ovario súpero, bilocular, con varios rudimentos seminales por cavidad, y un estilo largo, curvado, que termina en un estigma capitado. Baya de unos 10 mm, globosa, negra.

Floración: de junio a julio (aunque suelen quedar algunas flores abiertas durante la primera mitad del mes de agosto).

 

Hábitat y Distribución

 

Se encuentra por encima de los 1100 m, en suelos que han sufrido algún tipo de alteración, en laderas secas, rocosas o pedregosas, bien soleadas, aunque crece también en lugares herbosos húmedos, cerca de cursos de agua, en sitios relativamente sombreados.

Distribución general: montañas calizas del sur y centro de la Península Ibérica y el norte de Marruecos.

La escasez de citas recientes en Andalucía atestigua su rareza actual. Se encuentra en la Sierra de María (Almería), Grazalema (Cádiz), Sierra de la Sagra y Sierra de Baza (Granada), Sierra de la Horconera (Córdoba), Sierra del Pozo, La Cabrilla y Las Villas (Jaén) y Torcal de Antequera, Peñón de Ronda y Sierra de Alcaparaín (Málaga).

 

Observaciones

 

El término específico es por hallarse en la “provincia” Bética. No es una especie colonizadora en sentido estricto, que ocupe rápidamente una zona alterada con suelo desnudo o muy pedregoso, sino que requiere lugares perturbados con cierto grado de madurez. Las plantas jóvenes son muy raras, lo que indica que el proceso de colonización y establecimiento de nuevas poblaciones es un hecho muy poco frecuente.

Algunos estudios estiman que existe un claro riesgo de extinción a corto plazo para esta especie. En primer lugar, por el reducido número de núcleos existentes y el pequeño tamaño de estas poblaciones. En segundo lugar, por la existencia de una mortalidad apreciable por causas desconocidas, observada en varias poblaciones formadas por una sola planta, circunstancia que podría deberse a la herbivoría subterránea, a las modificaciones físico-químicas del suelo asociadas con la sucesión vegetal o, simplemente, a la longevidad de la especie.

Tiene un elevado interés como planta medicinal. Sus virtudes son parecidas a las de la belladona (Atropa belladona), que es de distribución más amplia en el continente europeo.

Encontrada por Willkomm en 1845 y por Porta y Rigo, en 1890, en el Valle del Barrancón. Poco después desapareció del citado valle, al parecer por la recolección de sus raíces para usos farmacéuticos. Está incluida en la Lista roja de la flora vascular española, calificada como "En peligro"  y en la Lista roja de la flora vascular de Andalucía.

 

  << Anterior    Página principal    Siguiente >>  

 

 


Copyright © 2014 Andrés Ivorra

[email protected]