Joyas botánicas de Almería

 

Índice

La idea

La puesta en marcha

Presentación (1ª edición)

Presentación (2ª edición)

Bosquejo geológico de la provincia de Almería

Riqueza florística de Almería

Lista de especies

En recuerdo del Hermano Rufino Sagredo

Agradecimientos

Bibliografía

Autores

ú


 

Riqueza florística de Almería

 

La diversidad vegetal de la región biogeográfica mediterránea se estima en unas 25.000 especies de plantas vasculares. Aunque los números bailan según las fuentes consultadas, en España la cifra ronda las 9.000 especies (2.000 en las Islas Canarias), lo que la sitúa, con unas 7.000, en la parte más alta de la lista de riqueza florística de los países europeos y de la región mediterránea (por encima de Turquía y de Grecia, que poseen, respectivamente, algo más de 5.000 y de 4.000 especies).

Si en toda Europa continental se estima que hay unas 12.000 especies, ¿cómo es posible tanta variedad en España? A esta pregunta respondía el eminente botánico Santiago Castroviejo en el suplemento Natura del diario El Mundo (8 de diciembre de 2007): “Hay diversos motivos, el primero de ellos la situación de España como un fondo de saco del continente, pues durante las glaciaciones, muchas plantas desplazadas por el hielo se refugiaron en España y aquí continúan mientras que en el resto de lugares desaparecieron. Además, la Península recibió plantas del otro extremo del Mediterráneo cuando éste se secó hace millones de años y también acoge poblaciones venidas de África. Y a esto se añade nuestra variedad geográfica, la abundancia de montañas y la situación mayoritaria de las cordilleras, en un eje este-oeste que aísla las poblaciones”. (Nota: Santiago Castroviejo Bolibar nació en Tirán, Moaña, Pontevedra, en 1946 y falleció en Madrid el 30 de septiembre de 2009).

La flora vascular de Andalucía, región que ocupa el 17% del territorio español, está integrada por unas 4.000 especies, es decir, el 60% del total de España (sin contar las Canarias). Existen cerca de 500 endemismos exclusivos de Andalucía. Cada provincia occidental, Cádiz, Córdoba, Huelva y Sevilla, ronda las 1.700 especies, quedando por debajo de las orientales. Almería destaca por sus 2.900 especies, superando a Jaén (2.500) y con un empate técnico ante Málaga, pero claramente por detrás de la provincia reina en riqueza florística, Granada, que alcanza las 3.500 especies. Este cuarteto de provincias andaluzas también destaca a nivel español.

Los ambientes mediterráneos que propician la biodiversidad vegetal de la provincia de Almería son, principalmente: Isla de Alborán, Llanuras, serranías y humedales litorales, Desierto de Tabernas, Karst yesífero de Sorbas, Serranías del levante almeriense (Cabrera, Almagrera, Bédar, etc.), Sierra y estepa litoral de Cabo de Gata, Sierra Alhamilla, Sierra Nevada, Sierra de Los Filabres, Sierra de Gádor, Sierra de Las Estancias y Sierra de María (*).

Desde el punto de vista biogeográfico, considerando que España (excepto las Canarias) pertenece a la región mediterránea y que en Almería están representados los pisos bioclimáticos oromediterráneo, supramediterráneo, mesomediterráneo y termomediterráneo, subdivididos en los ombroclimas árido, semiárido, seco y subhúmedo, además de que dentro de cada piso suelen distinguirse tres niveles, inferior, medio y superior, quedará configurada la coctelera bioclimática almeriense que posibilita tal riqueza de flora vascular.

Concretamente, a modo de ejemplo, nuestro famoso endemismo de Cabo Gata, Antirrhinum charidemi, habita en el nivel inferior del piso termomediterráneo, bajo ombroclima árido, y se suele hallar en fisuras de rocas volcánicas ácidas o neutras (dacitas o andesitas), mostrando preferencia por los barrancos orientados hacia el mar, aprovechando los aportes hídricos de la maresía (ver Flora amenazada de la provincia de Almería).

Las múltiples interrelaciones de los factores ecológicos (geográficos, geológicos, litológicos, climáticos, biogeográficos, bióticos, etc.), propician una amplia variedad de cócteles bioclimáticos y un rico muestrario topográfico y edáfico con peculiaridades microclimáticas, que favorecen la biodiversidad tanto en las altas cumbres como en las sierras litorales, zonas desérticas y estepas salinas de Almería.

Por su parte, el Hermano Rufino exponía la situación con palabras muy sencillas, que repetía a los acompañantes cuando hallaba una planta de interés. Solía decir, más o menos, que Almería presenta cinco principales alineaciones montañosas, orientadas de oeste a este, con numerosas ramificaciones hacia la solana y la umbría, originando infinidad de microclimas apropiados para el desarrollo de una flora riquísima.

Corresponde a los poderes públicos velar por la conservación del medio ambiente, pero lo cierto es que nos embarga un cierto pesimismo. Si en los años 80 presenciábamos el arrancamiento masivo de plantas aromáticas en la Sierra de Gádor, actualmente parece no evaluarse el impacto ambiental de los rebaños ovinos, caprinos o bovinos en ésa y otras sierras, con el consiguiente riesgo de regresión de las comunidades vegetales, que, cuando afecta a plantas nutricias de insectos, expande la catástrofe ecológica. Paradójicamente, los fondos europeos destinados a subvencionar ciertas razas ganaderas, parecen estar sirviendo también para destruir biodiversidad.

Como exponente del preocupante panorama medioambiental, sometido también a los insaciables mordiscos de la presión urbanística, no pocas veces alentada por la laxitud o complicidad de la administración local y autonómica, nos referimos, finalmente, a las variopintas construcciones en zonas protegidas, no urbanizables, que en el caso del hotel de El Algarrobico constituye la guinda que corona dicho panorama.

Los autores

Diciembre de 2007

(*) Se recomienda la lectura de Ambientes mediterráneos: aspectos ecológicos de los hábitats de la provincia de Almería

 


 

Rambla y paisaje subdesértico en las cercanías de Tabernas.

 

Barranco de El Sabinar (Cabo de Gata).

 

Paisaje arbóreo en la Sierra de Los Filabres.

 

Dunas litorales en Los Genoveses.

 

Cárices y bosque en la Sierra de Los Filabres.

 

Humedales marítimos en Punta El Sabinar.

 

Paisaje del Karst en yesos de Sorbas.

 

Cumbres con nieve en Sierra Nevada.

 

Arroyo de montaña en Sierra Nevada.

 

Sierra Cabrera.

 

Altiplano manchego en Topares.

 

Rebaño de 800 cabras arrasando el monte.

 

Camiones transportando plantas aromáticas en Sierra de Gádor en los años 80.

Hotel de El Algarrobico, en zona protegida no urbanizable del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

 

 


 

 

Copyright © 2010 Andrés Ivorra

[email protected]